La necesidad de granjas escuela

La necesidad de granjas escuela

El otro día dando un paseo por Santillana del Mar, decidí pasarme por el zoo ya que hacía muchos años que no iba, y lo que más me llamó la atención, por encima de panteras blancas, tigres y demás animales exóticos, fue la sección dedicada a los animales de granja. No entendía muy bien como casaba una vaca o una gallina al lado de buitres leonados, renos o lobos.

Y de repente lo entendí. Se colocó a mi lado un niño de unos 8-9 años, que jamás había visto una gallina, y lo que es peor no sabía que eran las responsables de que los huevos fritos que le cocina su madre, salen de esa gallina. Para alguien de Cantabria y de pueblo, como yo, es difícil de entender, pero es una realidad que los niños no conocen lo que no sale en la tele o el ordenador o ipad, y en estos medios es más espectacular un león que una gallina.

De ahí la necesidad de las granjas escuela, para enseñar a los niños de donde salen los huevos que se comen, la leche que se beben e incluso los filetes que les ponen en el plato. Porque no sólo hay que enseñar al niño los animales que pueblan la sabana africana, sino los animales que tiene en el prado de al lado de casa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR