EL BALCÓN SALUDABLE

¿Nos hemos parado a pensar qué vemos desde nuestra ventana? Un reciente estudio llevado a cabo con 3.144 ancianos de la Escuela Médica de Tokio ha constatado que quienes viven en zonas con árboles y vegetación, amplios espacios verdes y casas con abundante luz natural, viven hasta 5 años más que los residentes en núcleos urbanos congestionados o en zonas con el entorno muy degradado. El estudio concluye con una frase que merece ser tenida en cuenta: “Mirar los árboles alarga la vida”.

Cuando hicimos la elección de nuestra vivienda quizás tuvimos en cuenta si estaba rodeada de vegetación, pero es más probable que no le diéramos demasiada importancia y primáramos otros aspectos más pragmáticos.

Si hemos decidido habitar en una gran urbe tal vez nos sentimos cómodos y a gusto en nuestro moderno y tecnificado apartamento y, aparte de ciertos inconvenientes, no cabe duda que vivir en una gran ciudad nos aporta grandes ventajas, entre las que prevalecen la facilidad de encontrar trabajo o el mayor acceso a ciertos servicios básicos (colegios, hospitales, centros comerciales…) y de ocio (cines, teatros, marcha nocturna…). De hecho, las ciudades resultan tan atractivas que se calcula que para 2010 el 50% de la población mundial vivirá en “megaciudades” de varios millones de habitantes.

Pero estas ciudades a menudo no ofrecen la suficiente dimensión humana y resulta frecuente ver a gran parte de la población recluida entre cuatro paredes que están, a su vez, aprisionadas entre una jungla de edificios grises y monótonos.
Con cierto pesar descubrimos cómo el deslumbramiento por las ventajas y facilidades del progreso y la tecnificación han conseguido que poco a poco hayamos ido renunciando a nuestras raíces, al contacto con la tierra, la vegetación y la naturaleza no asfaltada u hormigonada.

En cierto modo, nos tranquiliza que el ladrillo y la construcción tiren de la economía española y, aunque las viviendas se encarezcan alcanzando precios astronómicos, es probable que durmamos tranquilos pensando que “España va bien”.

Y, hete aquí que ahora que todo parecía tan bonito, vienen los aguafiestas de los japoneses a decirnos que si queremos disfrutar más plenamente de la vida y vivir más años tenemos que “contemplar verde” de forma cotidiana y vivir en entornos con vegetación. “¡Vaya, y me lo dicen justo ahora! ¡Cuando me acabo de hipotecar a 20 años para adquirir el apartamento de 70 metros cuadrados en el que vivo!”.
Cada problema tiene una solución y cuando no hay verde alrededor siempre podemos crearlo o hacer algo para disfrutar de la vegetación. De hecho, la mayoría de los apartamentos suelen disponer de un pequeño balcón e incluso son muchos los que disfrutan de una a menudo desaprovechada terraza. Siendo así, ¿por qué no convertir ese espacio en un espacio saludable y de recuperación del contacto con la madre naturaleza?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR